Ron La Indiana
Ron La Indiana

Origen

Nuestros

orígenes

Saber más

Nuestra historia

Nuestra tradición familiar destilando y embotellando alcoholes se remonta a 1887. Tras varias generaciones mejorando fórmulas y recetas decidimos a comienzos del siglo XXI, tras más de 20 años produciendo el Ron Miel más fiel a la tradición canaria, centrarnos en rescatar formulas tradicionales de destilación y envejecimiento de alcohol de caña. Gracias a las formulas de maestros roneros de la Villa de Ingenio hemos podido crear un producto que sigue las bases de los primeros ingenieros emigrados a los diferentes países de Centroamérica, lo que tradicionalmente se conoce como “Las Indias”.

Hoy en día podemos decir que nuestro ron dorado y blanco lleva el espíritu innovador, aventurero y arriesgado de los primeros indianos que después de aventurarse en el atlántico y adentrarse en América regresaron fortalecidos y cargados de experiencia, un ron indiano, un ron La Indiana.

Indianos

Por Indiano conocemos al emigrante que salió en busca de mejor vida en las Américas y que retorna después de haber conseguido riqueza y prosperidad. Estos flujos migratorios se vivieron entre los siglos XVI y principios del XX. Cuba fue uno de los principales destinos. Cuando estos volvían con sus sueños de fortuna cumplidos se les recibía con festejos a su llegada al puerto.

Muchos de estos indianos establecían su mecenazgo en instituciones de beneficencia o culturales, subvencionando la construcción de escuelas, iglesias y casa consistoriales, construyendo y arreglando carreteras, hospitales, asilos, traídas de agua y de luz eléctrica, etc. La literatura y arte hizo referencia muchas veces a la historia de la emigración a América y al retorno de los indianos. También procuraban prestigiarse comprando y restaurando antiguas casonas, o construyendo palacios de nueva planta, en un estilo colonial o ecléctico muy vistoso, que pasaron a llamarse “casonas” o “casas de indianos” . A menudo incorporaban en sus jardines palmeras de abanico como símbolo de su aventura en tierras tropicales, ya que eran palmeras muy vistosas y completamente desconocidas en Canarias. En nuestro nombre, La Indiana, se encierra el espíritu innovador de los primeros indianos regresados de Las Indias a principios del siglo XX. Esos Indianos que tras transmitir sus formulas de plantación de caña de azúcar y producción de alcohol de caña a las Américas volvieron con recetas mejoradas y nuevas técnicas de producción. 

En nuestra botella como seña de identidad se puede identificar una hoja de palmera de abanico, es todo un homenaje a los primeros Indianos que regresaron con fortuna y plantaron estas palmeras en la entrada de sus casonas como símbolo de su cultura, evolución y mecenazgo

Ron la Indiana

Ron La Indiana
Ron La Indiana